Acerca de mi

YOGA me acompaña desde el año 2006 que fué cuando lo conocí en la hermosa ciudad de Colonia. En busca de una relajación intensa en el periodo de exámenes, estaba muy estresada mientras estudiaba, y así llegué a yoga y ahora no me imagino mi vida sin el Yoga. Durante mis estudios hasta el año 2010 había aprendido Hatha Yoga y desde entonces me ha emocionado el enorme impacto de esta tradición. En un viaje alrededor del mundo después de mis estudios, tube la gran suerte de vivir varios años en Australia y allí me encontré con el Hot Yoga (90 minutos de yoga, a una temperatura ambiente de 38 a 40 grados) y Vinyasa Yoga.

En 2016, después de varios años de “frustración” en mi quinto trabajo de negocios corporativos, llegó el momento de un cambio de carrera y regresé a Australia durante un mes de viaje para descubrir lo que quería hacer con mi vida y encontrar el propósito de mi vida. Me paso los días en la hermosa Byron Bay y me enamoro profundamente del Yin Yoga Yin Yoga es un yoga muy pasivo que hace un llamamiento a la parte femenina suave , y sobre todo son ejercicios de estiramiento largos e intensos. Me di cuenta de que el Yoga había sido la única constante real en mi vida y me sentí inspirado y listo para emprender un nuevo viaje. Una que me permitiría transmitir mi pasión a los demás y, con suerte, inspirar a más personas a hacer cambios positivos en sus vidas. Volé a India y viajé a Rishikesh, que es conocida como la casa del yoga, para hacer un programa de capacitación de maestros que no solo me enseñó las diferentes asanas, la alineación correcta de las posturas y el pranayama, sino también muchas de las La antigua tradición india y la filosofía del yoga. Esta formación de maestros se centró en una forma muy dinámica de yoga físico, que también entendemos como Yang. Mientras que esta podría ser la práctica ideal para algunos, siempre estaba buscando mi certificación de Yin Yoga para combinar ambos elementos en las clases de Yin Yang. En cada clase de Yang a la que asistía, me faltaba los estiramientos relajantes y curativos que ofrece Yin Yoga. Por lo tanto, combino Vinyasa Yoga y Yin Yoga en mis clases de Yin Yang Yoga y ofrezco clases de Yin puro que encuentro simplemente curativas y maravillosas. Nuestra vida occidental está tan llena de elementos Yang que necesitamos equilibrarlos un poco. 🙂

Diría que mis experiencias en Australia, India y Bali tuvieron el mayor impacto en mi enseñanza, aparte de la formación continua de docentes que hice en Yin Yoga (Colonia) y Yoga prenatal (Palma de Mallorca).
Después de algunos años en el extranjero, Alemania ya no era el lugar adecuado para vivir para mí y, afortunadamente, la vida me ha llevado a la hermosa isla balear de Mallorca, donde enseño clases de Yin Yoga, Yin y Yang Yoga, Hatha Yoga y Prenatal Yoga en su capital. Palma de Mallorca con mucha pasión y devoción. Me sentiría muy honrado de poder verte en una de mis clases abiertas o sesiones privadas en Mallorca.

Namaste!